Daily Archives: 18 junio, 2017

 GRAN ACTUACION EN MOSCU

Fue en el Festival Capilla de Cristal, que se llevó a cabo en mayo en la capital rusa. Además, la formación actuó en San Petersburgo.

Diartio El cordillerano

Por Adrián Moyano

La agrupación barilochense actuó bajo la dirección de Olga Liudkova.

Con una sonrisa en el corazón, retornó el Coro de Cámara Bariloche después de su venturosa actuación en el Festival Capilla de Cristal, que se llevó en Moscú. El elenco barilochense obtuvo el tercer puesto en su categoría bajo la conducción de Olga Liudkova, en un marco de exigencia y con una nota sorprendente: el jurado saludó a la agrupación por su feliz pronunciación del idioma ruso.

Si bien algunos de los 20 integrantes del staff aún no retornaron a la ciudad, El Cordillerano pudo dialogar con Liudkova y con Pablo Borda, compañero suyo y uno de los bajos de la formación. “Fue maravilloso. Trabajamos un año y medio con el proyecto, que se armó a través del deseo de viajar a Rusia y participar de un festival tan importante como es Capilla de Cristal. Se integraron varios coreutas de distintos coros de Bariloche y surgió uno nuevo: el Coro de Cámara Bariloche. Cuando estuvo formado, empezamos a ver cómo se podía mejorar nuestro repertorio para Moscú”.

El certamen tiene características muy definidas. “Es un festival de música litúrgica rusa”, explicó Borda. “Fue su octava edición. Se hace principalmente en Moscú y ahora lo han extendido a Italia e Israel. Básicamente, es de música litúrgica rusa; se cantan obras impuestas por la organización. Y después, hubo un segundo día más amplio y flexible, en el que pudimos presentar canciones argentinas: una de Piazzolla y otra de Guastavino… Eso hizo que nos pudiéramos explayar. La evaluación fue el primer día, cuando cantamos obras impuestas respecto de autores y épocas musicales que tuvimos que interpretar”, precisó.

Hay que conceder que la música litúrgica rusa no es la que más circula en los ambientes coreutas de Bariloche. “Para nada es habitual. En principio, el coro se juntó a través de (el recuerdo de) algún abuelito o de alguna canción de cuna que habían escuchado… Hubo varios que sintieron que había que participar en este festival para llevar lo que sentían sus abuelos. Esta gente (los integrantes) no está en la colectividad rusa de Bariloche pero, en el fondo, se sintieron algunas pertenencias”, compartió Liudkova.

Confió la directora que “el repertorio no era fácil de cantar porque a mí me gustan las obras difíciles, pero justamente se abrió un abanico de capacidad de esta gente. Todo se puede… Las obras se empezaron a lucir cada vez más. Hubo muchísimas ganas de ensayar. Como hubo gente profesional y no profesional, participamos como coro amateur. La pronunciación fue excelente, por eso, también nos destacaron como coro extranjero con muy buena pronunciación”, resaltó.

Poner el corazón

En rol docente, compartió que “la música litúrgica rusa tiene como base la bizantina, como se cantaba hace muchos siglos… Es una música más orquestal, académica, una música que tiene muchas voces. Estamos acostumbrados a cantar cuatro voces pero ahí, de repente, aparecen ocho o doce voces, cuando empieza a surgir la melodía polifónica. Es muy difícil de interpretar, sobre todo a (Serguéi) Rachmáninov, un famoso compositor que propuso su música en su época. Nosotros cantamos música suya y empezamos a entender que no se cantan solamente notas, hay que poner el corazón y todo se puede”, resaltó.

Además de la experiencia estrictamente musical, para los integrantes del Coro de Cámara Bariloche, estar en Moscú implicó una novedad. “Para la mayoría. Varios habían viajado a Europa u otros lugares del mundo pero, en particular, era la primera vez en Rusia para todos, así que fue una experiencia increíble. Un país muy diferente, hermoso y con una cultura muy diferente. Preservan mucho lo que es su historia y lo trasladan a todo: la arquitectura, la música… Realmente, se disfrutó mucho. Tanto en Moscú como en San Petersburgo, tuvimos la oportunidad de hacer las excursiones más típicas y nos permitieron conocer bastante”, confió Borda.

Ahora que el objetivo se cumplió, y con creces, resta ver qué será de la suerte del grupo. “Es una pregunta que tenemos miedo de hacernos. Dijimos que primero íbamos a hacer esto y después veríamos, cuando volviéramos. Al irnos tan lejos, tener un proyecto en la cabeza que cumplimos y después volver, se calma bastante la ansiedad y uno se pregunta para qué lo hizo. ¿Por el viaje para conocer Rusia o sinceramente porque te gusta la cultura rusa y hay ganas de seguir? Lo que sí quiero decir es que este festival dejó un recuerdo muy cálido para algunos de los chicos jóvenes que están estudiando música, que hasta tienen ganas de volver a Rusia y estudiar allá. Más allá de que sigamos o no, creo que a todos les quedó un sello de este viaje en su corazón. En mí también. Fue como que sembramos un jardín, después obviamente hay que cuidarlo. Si quieren seguir cantando, yo estoy dispuesta pero vamos a ir viendo”, sentenció Liudkova.

Oriunda en realidad de Crimea, la directora es vecina de Bariloche desde 2003. Su relación con la música coral data desde “siempre. En Rusia también cantaba y dirigía, pero más fuerte (su actividad) fue acá, en la Argentina”. Como principal aprendizaje del reciente paso por Moscú y San Petersburgo, concluyó “que no hay que achicarse. Hay que crecer y creer mucho en tu grupo. Cuando hay objetivos y herramientas para trabajar, hay que explotarlo todo. No hay que suponer que (determinado acontecimiento) no es para mí coro… Hay de todo para todos, todos pueden viajar, todo puede abrirse y fluir”.

Durante el período previo, “yo me enojaba y desenojaba (risas), a veces algún coreuta no llegaba el ensayo, pero todo pasa. Yo me sentí muy cómoda, muy útil en lo que pude compartir con los chicos y agradezco también a la gente que nos acompañó, aunque no cantara. Porque, cuando uno está cantando, tiene los nervios hasta la nuca y, entonces, no piensa qué puede pasar con el uniforme, con los moños, con las cosas… Es mucho, el director tiene que estar en todo eso, no solamente en la parte musical”, confió. Con el logro a cuestas, queda claro que Liudkova pudo hacerlo y con creces.

Nuevas fortalezas

El reciente periplo ruso fortaleció los vínculos entre los viajeros barilochenses. “Sí, seguramente. Fue bastante fuerte; incluso, había mucha amistad previa porque la gente pertenece a dos o tres coros. Este se formó específicamente para este fin, para este festival. Pero prácticamente nos conocíamos todos, de distintos eventos y distintas participaciones de los coros. Seguramente, los lazos se fortalecieron porque un viaje así une mucho”, arriesgó Pablo Borda.

Cabe destacar la importancia del logro. “Éramos los únicos de América. Había 35 coros participando de otros países. En el momento en que el coro está presentando las obras, hay una mesa examinadora con cinco monstruos (risas), que son compositores o músicos muy reconocidos, que tienen la partitura de lo que el coro está cantando. Entonces, controlan la parte técnica, la afinación… Posteriormente, hacen una devolución y presentan el resultado. En este caso, salimos terceros en la categoría nuestra: coros mixtos. Eran nueve y salimos terceros. Había muy buen nivel, así que quedamos muy contentos. Había coros de 40 integrantes, nosotros éramos 19 más la directora, así que salió muy bien”, señaló el coreuta.

Es intención inicial del Coro de Cámara Bariloche festejar el logro en su ciudad. “Primero tienen que volver todos del viaje, porque todavía algunos no volvieron”, avisó Olga Liudkova. “Cuando vuelvan, vamos a hacer una reunión íntima, una devolución para ver cómo fue todo y, obviamente, queremos cantar porque también hay que agradecer a todos los que nos apoyaron: la Municipalidad, Provincia, Nación y la CEB”. Será la ocasión para recibir la felicitación de sus vecinos.

Las y los integrantes

Sopranos: Patricia Tarantini, Laura Borak, Alejandra Schneebeli, Florencia Figueroa y Marisa Grispo.

Contraltos: Gabriela Rivas, Laura Esteves, Carla Nogueira, Eleonora Hantzsch y Edith Douma.

Tenores: Luciano Lobo, Santiago Aisen, Néstor Prado y Sergio Figueroa.

Bajos: Sergio Figueroa, Alejandro Matteozzi, Pablo Borda, Simón Blanco Schneebeli y José Lavayen.

Dirección: Olga Liudkova.

Fiesta Árabe en Mar del Plata

La Unión Árabe de Mar del Plata ha organizado  la “Fiesta Árabe” en su sede local consistente en una cena de comidas típicas elaboradas por su propio cheff quien explicó detalladamente el menú, y bailes típicos de su país presentado por profesores y alumnos de esta Institución.

 Su presidente, Dn. Kamel El Cheij dio la bienvenida al invitado Cónsul Honorario de la Federación de Rusia en Mar del Plata, y resaltó públicamente el accionar de Rusia para conservar la paz internacional, agradeció la visita del Cónsul a quien ovacionaron con cálidos aplauso, para luego hacerle  entrega de varios obsequios en representación de esta sede.

junio 2017
L M X J V S D
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930